Cacao chinandegano, un batido que enloquece en La Esquina del Cuervo

Sus inicios fueron inciertos, pero la ayuda de sus familiares le abrió puertas en el mundo de la gastronomía en La Esquina del Cuervo

El resplandor del sol comienza a ceder y dar espacio a los señores inclaudicable que acompañan una buena plática con la botella velo de novia en la barra, otro par de jóvenes llegan en busca del batido insigne de la casa, ese que a primera impresión por lo regordete y la altura del vaso parece que no podrás terminar, pero tras el primer sorbo sientes el sabor del vivo cacao y por lo poco perceptible no alcanzas a determinar la leche, mientras el cerebro se te congela por milisegundos, en el asador, el aroma de la carne asada atrapa a quienes caminan por el lugar y realizan una parada para probar el sazón chinandegano de La Esquina del Cuervo.

Adaptarse a la incesante Managua no es fácil para la estudiante de la carrera de medicina, dejó atrás su hermosa Chinandegana, su familia y los sabores únicos de las comidas para forjarse en una profesión que demanda tiempo y que aprendió a organizar para forjar La Esquina del Cuervo.

Aunque desde niña, su abuela le inculcó amor a la cocina y transmitió en ella esa herencia de recetas mágicas, sus miedos a emprender en unos de sus hobbies familiares y fracasar la llevaron a seguir la ruta de la vocación por servir a los demás. Pero la llegada del coronavirus y los consejos de uno de sus amigos la motivaron a confiar en sus habilidades, organizar su tiempo y crear La Esquina del Cuervo.

El sobrenombre "cuervo" estuvo presente desde su infancia, cuando su hermano mayor, por circunstancias de la vida se lo asignó e impregnando el calor familiar designa como nombre La Esquina del Cuervo.

Lee también: Hotel Villa Paraíso, un lugar para desconectarse de la rutina

Visión acertada 

Desde su carro hasta sus pertenencias se lo ha comprado a punta de ahorro y La Esquina del Cuervo no fue la excepción. Establece su negocio en el patio de la casa de su tía, donde inicialmente funcionaba como una cafetería, pero las necesidades que visualizó en los diferentes centros de entretenimiento la invitaron a transformarlo en un bar. 

En la práctica, determinó que las recetas de su abuela tenían que complementarse con producto chinandegano para obtener el sabor acostumbrado y así lo hace de lunes a viernes en La Esquina del Cuervo. 

Al terruño chinandegano de la capital unió a sus primos, esposas, tías y familia que colaboran con ella para darle ese toque especial a las comidas y bebidas, que a futuro quiere llevar a diferentes departamentos del país. Para Kenia Rodríguez el mejor secreto para triunfar está en saber organizarse porque "hay tiempo para todo, todo está en la organización".

 

Jazmina Perez

Periodista

Notas Relacionadas

arte, emprendimiento, talento Reportaje

"Arte para todos", el compromiso del Taller de Pinturas Peter.

mascotas, comodidad, detalle Reportaje

Variedades Kelly, un emprendimiento creado para consentir a tu mascota

imaginacion, equipo, hogar Reportaje

Diseños, colores y calidad, los distintivos de Nica-Furniture

espacios, emprendimiento, masaya Reportaje

"Bazar Los Leones" un entorno de creatividad colaborativa en Masaya